Reconocer una fuga de gas puede salvar nuestra vida y la de nuestra familia. En primer lugar, el signo más obvio es el famoso “olor a gas”, un aroma fétido, como a huevo podrido que seguramente ya has olido más de una vez.

Un segundo punto es escuchar silbidos, ver polvo que sopla desde el suelo, lugares húmedos o mojados que producen burbujas e incluso fuego que comienza a encenderse.

Si notas alguno de estos signos, primeramente cierra la llave de paso de gas y abre las ventanas y puertas para que entre aire fresco y el gas no se concentre de forma peligrosa en tu hogar.

Evacua el inmueble y avisa a tus vecinos. No intentes repararla por ti mismo, recuerda que NO ERES PROFESIONAL EN FUGAS DE GAS. Llama a profesionales para que acudan de inmediato. Unos segundos de acción rápida pueden salvar muchas vidas.

Para mayor información al respecto o si requieres de nuestra ayuda te invitamos a contactarnos en Central de Gas, somos profesionales y estamos a tus órdenes en Aguascalientes.