Reconocer una fuga de gas puede salvar nuestra vida y la de nuestra familia. En primer lugar, el signo más obvio es el famoso “olor a gas”, un aroma fétido, como a huevo podrido que seguramente ya has olido más de una vez. Un segundo punto es escuchar silbidos, ver polvo que sopla desde el suelo, ...